Como afecta a las empresas la reforma del código penal.

Software pirata
Imagen obtenida de siliconweek.com

El día 1 de Julio entró en vigor la nueva reforma del código penal, que añade nuevos escenarios en el caso de los delitos informáticos.  Si os atrevéis a leeros el documento de más de 100 páginas, y no morís en el intento os felicitamos.

Entre toda esa maraña de texto, destacamos la reforma del artículo número 31.  Primero esto:

«El que actúe como administrador de hecho o de derecho de una persona jurídica, o en nombre o representación legal o voluntaria de otro, responderá personalmente, aunque no concurran en él las condiciones, cualidades o relaciones que la correspondiente figura de delito requiera para poder ser sujeto activo del mismo, si tales circunstancias se dan en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre.»

En resumen, que ahora los administradores de las empresas van a responder personalmente en caso de un delito. Ojito.

Uno de los delitos por los cuales pueden meter al jefe en la cárcel, es el uso de software ilegal o más conocido como “Pirata”. Si en tu empresa hay algún software que por algún motivo no tiene licencia, os recomendamos que empecéis a plantearos la compra, a buscar alternativas más económicas, o a dejar de usarlo si no podéis pagarlo. Mejor eso que la cárcel, ¿no?

Desde Onvia realizamos auditorias de software en todos nuestros clientes, para asegurarles que todo el software que tienen está legalizado, y así poder asegurar de no incurrir en delito. Por nuestra experiencia – y creo que debe ser común a todas las empresas del país – los programas que encontramos más pirateados son Windows, Office, Autocad y Adobe Acrobat.

También destacaría, ya que pocas empresas lo conocen, que al adquirir una licencia de Microsoft Windows Server es necesario adquirir unas licencias llamadas “CALS”, que corresponden al número de usuarios que accederán al servidor. De esta manera, si nuestra empresa tiene 25 empleados, deberemos adquirir 25 CALS de acceso a Windows Server. Estas licencias simplemente son un mero formalismo legal, y con su compra solo se realiza una firma digital con Microsoft en la que aseguramos que tenemos todas las CALS que necesitamos.

Como podéis ver, controlar que todo el software de una empresa sea legal no es tarea fácil. Os animamos a poneros en marcha cuanto antes, y recordaros que desde Onvia os podemos echar una mano.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn